Ligallo Fondo Norte  --  Ultras Real Zaragoza 1986
2007-09-02 FANZINE Nº182 11/01/1998

Pidiendo perdón a todos los Gateadictos que se quedaron el pasado fanzine sin su Educa y Divierte, os presentamos esta versión del Educa y Divierte del día del Athletic, que, como La Guerra de las Galaxias, está remasterizada, actualizada, limpiada y digitalizada, además de incluir nuevas escenas que serán vuestra delicia.

Después del largo parón liguero que nos ha hecho hibernar como auténticos osos pardos, vuelve a la carga vuestra sección preferida. Aquella donde se encuentran los maridos que vuestras madres querrían para vosotras, o los amigos educados y corteses que vuestras madres querrían para vosotros, o sea la Gate 23. Antes de nada, desearos un próspero año nuevo y que este sea por lo menos tan placentero como el anterior. Así, después de esto, podemos empezar a tratar los temas del día, que no son tan graciosos como deberían.

El primer tema es el encuentro del día del Madrid, donde el 96% de la gente que se instaló a la izquierda nuestra –y fijaros que es mucha, medio trozo de nuestra grada mas la famosa “zona muda” de General- dio auténtico asco, pena y rabia. Este porcentaje es exacto porque si calculamos 4 ó 5 sueltos y los Chungos que son unos 20, y en este vasto trozo de cemento caben 600 personas, las cuentas no llevan a engaño. Hasta que el equipo no empezó a reaccionar allí no cantaba ni se movía nadie. Nos hicisteis desplazarnos hasta allí a poner las ganas y el colorido que nunca falta en la Zona Gate, pero fue inútil. Habría sido menos grave cualquier otro día, pero en el editorial se os abroncaba precisamente por esto – menos mal que no estaba Manolo, verdad?- y además era el Madrid ¡joder! Los partidos que deben ser una fiesta os ponéis en huelga. Disteis asco por ser tan Ligallos como nosotros porque habéis pagado vuestra cuota, pena de que hayamos pegado semejante bajonazo en solo un año y rabia porque nosotros no pudimos ni podemos hacer nada. Mensión aparte para la zona muda, ya que lo de ellos es contínuo. Dan la misma impresión de actividad mental durante los partidos que las vacas gallegas cuando ven pasar el tren. No os movéis ni a tiros y parece que en vez de ultras sois gusanos de seda. En fin, el movimiento se demuestra andando, así que en vuestras manos está.

Ligallo en Paris
 
Lo del día del Athetic –veis, una escena nueva- es ya como las películas de Charlot, carreras y más carreras a una velocidad vertiginosa y siempre acaban igual. Pero, para variar, siempre es la Gate 23 quien lleva la iniciativa, con estrellas invitadas como el Lacho disfrazado de Latxo –esta es para inteligentes- y el Pesadillas de estilete pero en dirección contraria, que casi mata al pobre Pablito que pasaba por allí. Vamos a preparar los tifos, ayudamos en el puesto, acudimos  a todo evento deportivo y/o cultural en que el Ligallo esté presente, ahora ya también hacemos el fanzine...y ahora esto. No deseamos convertir la sección en una ONG al sevicio vuestro, aunque debería ser así porque recogen gustosas todo donativo que se les ofrece, así que el que no quiera colaborar, ya sabe, menos cheques, lo aceptamos todo.

Así que se despide una vez más la Gate 23 saludando a los Vándalos que vendieron todos sus fanzines – hay que ver los extraños efectos que produce la ausencia de EyD en el fanzine del Ligallo –, a los Chungos, esperando ansiosos los partidos – almuerzo a partir de enero-, y por último recordaros que las pintadas Gate 23 son 100% pintada, sin nada de colesterol. Rechaza las imitaciones como la instalada en el rodapiés del Auditorio frente a la puerta 25 aproximadamente realizada por unos subnormales, los cuales no merece la pena ni nombrar, que escudándose en la cobardía firman en nombre de un amigo – nuestro, por supuesto- al que le habrá hecho la misma gracia que a nosotros. –Aquí ponía que les íbamos a dar unas zurras, pero debido a la actualización histórica de este artículo, ha quedado desfasado (ay,ay!!). Así que rechaza imitaciones: Gate 23.

SI LOS QUE HABLAN MAL DE NOSOTROS SUPIESEN EXACTAMENTE LO QUE PENSAMOS DE ELLOS, AUN HABLARÍAN PEOR       (Sacha Guiltry, filósofo)